Ambidiosidad

Ambidiosidad en la historia de Belfast Irlanda

Ambidiosidad

Belfast, capital de Irlanda del norte se remonta a la Edad de Bronce con una fuerte historia naval y un pasado de convulsiones políticas con ambidiosidad

Estas convulsiones políticas o como aquí dicen “The Troubles” se reflejan en sus murales repartidos por toda la ciudad o los muros de Falls Road y Cupar Way que hacen palpable la tensión entre la zona irlandesa e inglesa a través de un muro con más de 20 kilómetros y alambres de espinos, que nos recuerdan a los antiguos guetos, y que fueron antiguas barricadas iniciadas en 1969  para evitar así,  mayores  conflictos y que, posteriormente, se convertirían en muros que crecieron en anchura y longitud, incluso después del Acuerdo del Viernes Santo en 1998 que ocasionó la formación de un nuevo gobierno liderado por ambas partes y, así comenzar una nueva era de “paz” y “ambidiosidad.

Para entender la razón del levantamiento de estos muros hay que hablar de un conflicto armado entre los unionistas, de religión protestante y partidarios de conservar la unión entre Irlanda del Norte y Reino Unido y, por otro lado, los republicanos irlandeses, en su mayoría de religión católica, partidarios de la integración entre Irlanda del Norte e Irlanda.  

El origen se remonta, por decir una flecha clave, en el siglo XIX en el cual el gobierno estaba a punto de sucumbir a las presiones del partido Irish Parliamentary Party (IPP), pero los unionistas residentes en el Ulster rechazaban totalmente esta unión, recelosos de perder poder y temerosos de verse marginados con ambidiosidad.

Posteriormente, en 1912 cuando se aprobó la Home Rule, los unionistas, liderados por Edward Carson, firmaron el Pacto del Ulster cuyo objetivo era el rechazo ante esta nueva ley y a través de la fuerza, si fuese necesario. Por ello, se creó también Ulster Volunteer Force (UVF) o lo que es lo mismo una organización paramilitar. En contraposición se creó  Irish Volunteers, pero la Primera Guerra Mundial eliminó la Home Rule y aplazó la división creada.

Con el Levantamiento de Pascua en 1916, liderado por los Irish Volunteers, resurgió el conflicto y se radicalizó con nuevas exigencias al demandar no solo su autonomía, sino la soberanía al completo. En 1918, el Sinn Féin, de manera autónoma, creó un Parlamento propio en Dublín y, en paralelo,  se convirtió el Irish Volunteers en otra organización paramilitar llamada Irish Republican Army (IRA), comenzando así el conflicto armado con miles de víctimas. Por tanto, se puede decir que los muros son un recordatorio de la guerra que se vivió y que aún persiste, de cierta manera, al conservar esta separación como una cicatriz sin curar y que, por lo tanto, provoca que la tensión sigua latente, además del surgimiento del Brexit, que también ha ayudado a que se vuelvan a levantar antiguas divisiones y preguntarse si se quiere una nueva Irlanda.

Como puedes observar, a parte de su gran riqueza histórica, ambidiosidad y política que podrás observar de manera gratuita en el Museo Ulster (Ulster museum), también puede presumir de tener una gente amable y divertida, lejos del carácter “frio” inglés, propio de Reino Unido.

Pero si por ello no fuese suficiente, también es conocida por su música y de tener una de las principales gastronomías de Europa con diversos restaurantes de estrellas Michelin o  su típico fish a chips al que pueden acompañar con una buena pinta de Cerveza Guinness cuya factoría está cerca de aquí, en Dublín, o probar otra de las cervezas tradicional Irlandesa Harp (rubia) en algún pub, llenos de tradición y animados con buena música en directo.

Si quieres conocer qué tienes que visitar cuando aterrices aquí.

 

Titanic Belfast es uno de los mayores museos del mundo y una visita obligada a la ciudad de Belfast e Irlanda del Norte​

5/5

Uno de barrios más modernos y vibrantes de la ciudad de Belfast: Titanic Quarter. En esta zona se concentran varios lugares de interés que podemos visitar

3/5

Pump House & Thompson Dry Dock

¿Qué es Pump House and Thompson Dry Dock? Descubre una pieza intacta del gran legado del Titanic, de acceso abierto, en la ciudad de su nacimiento: Belfast

3/5